Besar el culo de la leona

Si vas a Girona ciudad y quieres volver a pasear por las calles de la que antaño fue un fuerte baluarte medieval, no tienes que tirar una moneda al agua como en Roma. En Gerona lo tradicional es besar un culo, pero no un culo de otro turista, el culo de la leona. O si eres más atrevido besarlo. Es posible que, paseando por la Plaça de Sant Fèlix hayáis visto alguien que se acerca a una columna y sube a unas escaleras metalicas, para hacerse una fotografia o besar una figura. No es un santo, ni ninguna figura devocional, es la lleona. Y si tienes un puco de curiosidad a continuación te explico su curiosa historia.

Se dice que el Hostal de la Lleona fue antaño un importante alojamiento de la ciudad de Gerona, y que su nombre tenia que ver con la estatua que había encastada en la pared. En su fachada había grabada una columna por la que trepaba una leona, situada a una altura a la que cualquier persona que pasaba por allí podia tocarla. Por algun motivo el tocarle el culo al felino de piedra se conviertió en un hábito, y se empezó a recomendar a aquellas personas que llegaban a la ciudad. Se decía que hacerlo traía buena suerte, que la persona que lo hacia se quedaría en Gerona a vivir o volvería de nuevo a visitarla en un futuro.

Se ve que alguien pensó que tan buenos frutos requerian algo más que alargar la mano hasta el trasero y comenzó a besarlo, cual se besa a una figura sagrada a la que se tiene agradecimiento por el bien recibido. Así que con el tiempo la gente se acostumbró al beso en el culo, hábito que fue desplazando al de tocarle las posaderas con la mano. Con el tiempo el hostal desaprecio y la columna era tan famosa que se rescató y se traslado a la plaza que hay justo delante de la iglesia de San Félix. Al situarse la columna más alta, también se han tenido que habilitar unas escalas metálicas que permiten que los viajeros sigan el rito del famoso beso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *