Castellum Fractum, una fortaleza romana

El municipio de Sant Julià de Ramis tiene algunos restos históricos de importancia dentro del patrimonio catalán. Entre ellos destaca el Castellum Fractum un castillo de origen romano. Se construyó durante los últimos siglos del Imperio Romano de Occidente, a mediados del siglo IV e inicios del siglo V. Está en el área del Monte de los Santos Médicos y el acceso es sencillo.

Después de un timpo importante en el que las ruinas de la fortaleza se estuvieron restaurando en la actualidad el Castellum Fractum es un yacimiento musealizado y visitable. Además en la zona tienes otros dos elementos de interés conectados con la fortaleza romana, un poblado ibérico y una ermita paleocristiana, conocida como los Santos Médicos.

Nombre e historia del castillo

Una cosa curiosa de la historia de este castillo es que no se sabe su nombre antiguo y el que se usa hoy en dia hace referencia a que es una fortaleza en ruinas. El nombre Castellum Fractum se cogió de documentos del siglo IX, de la época de Carlomagno y el establecimiento de la Marca Hispánica al sur de los Pirineos. En ellos aparece citada la fortaleza con el nombre de castellum Fractum, es decir, «castillo en ruinas» , haciendo referencia al estado de escombros en que se encontraba ya en aquellos momentos.

Si miramos atrás a sus origenes, podemos saber más sobre la función e importancia del castillo, tanto para los íberos como para los romanos. El Castellum Fractum está localizado en un enclave estratégico desde el que se observa una vista panorámica de las tierras alrededor de Girona y parte de la Costa Brava. La fortaleza fue construida entre mediados del siglo IV e inicios del siglo V dC encima de un poblado ibérico que data del siglo VI aC. Está especialmente situada para el control de la Vía Augusta, y según los arqueólogos que la han excavada, servía de almacén y depósito de intendencia militar.

En una primera fase, este edificio está formado por una gran aula rectangular con una línea de pilares centrales. En los laterales se abren varias habitaciones que comunican directamente con este espacio central. En época visigoda sigue en activo y desarrollando funciones similares, pero es objeto de algunas reformas, como por ejemplo la transformación del aula rectangular central en un patio, y la construcción de un primer piso sobre las habitaciones laterales.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *