Venus de Lloret: un monumento a la mujer marinera

En uno de los mejores miradores de la costa de Lloret de Mar se puede encontrar una escultura de una mujer. Se trata del monumento llamado “La Dona Marinera” y que representa a las mujeres que se quedaban en el pueblo y se despedían de los marineros. El monumento es una obra artística de Ernest Maragall elaborada en bronce y que es algo más alta que una persona y que también es conocida de forma popular como “La Venus de Lloret”. Se realizó en 1996 y se ancló a esta zona de roca situada al final de la playa principal de Lloret de Mar. La escultura trata de ser un homenaje a aquellas mujeres que se quedaban en casa mientras los hombres salían a pescar, o viajaban al otro lado del Atlántico con la intención de hacer fortuna.

venus-lloret-dona-marinera

La estatua de bronce de la Venus de Lloret se ha convertido en un lugar precioso para pasar unos minutos contemplando el mar, idealmente al amanecer o en el momento del ocaso, aunque durante la puesta del Sol suelen haber más personas por lo que no será un momento tan íntimo como cuando el sol trae sus primeros rayos del día.

Mientas se observa el horizonte lejano fijando la mirada en el infinito, se pueden lanzar deseos al universo. Dicta la tradición (una tradición muy joven, por cierto) que hay que tocar con los dedos de la mano el pie derecho de la escultura mientras se mantiene la vista en el horizonte y se formulan las peticiones.

Para que estas peticiones funcionen bien es importante seguir algunos principios.
– Concentrarse en el pensamiento con intensidad.
– No pedir sólo por uno mismo.
– No pedir algo que está en nuestras manos hacerlo bien.
– Al terminar dar gracias, sentir que está hecho y olvidarse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *