Memorial a Walter Benjamin en Portbou

Walter Benjamin murió en Portbou en 1940 y por ello en esta población costera del Alto Empurdán tiene un memorial dedicado a él. El memorial lo realizó Karavan, un escultor extraordinario que es famoso por conseguir que sus obras se integren en el paisaje, tal y como sucede con este memorial. El nombre de la escultura es Pasajes, y la podrás encontrar facilimente si sales a dar un paseo por las calles de Portbou y te diriges hasta el cementerio del pueblo. Situado junto al mar y los acantilados, es una estructura metálica que se integra en el paisaje.

Según desde el punto de vista que se mire el memorial es un triangulo, o es un túnel, un camino hacia el mar y hacia los acantilados. Con ello Karavan ha querido reflejar la experiencia del final de la vida de este filosofo que tuvo que huir de la Gestapo hasta llegar a Portbou. Su configuración me recuerda también como toda historia personal tiene un límite, que hay una vida por delante que a veces nos puede parecer que sólo tiene una salida, que la vida es un camino a veces dificil pero con amplios horizontes para aquellos que bsucan la libertad y el conocimiento.

¿Pero quien fue Walter Benjamin?

Walter Benjamin, para mi desconocido antes de descubrir su memorial, fue una persona despierta y que trató de buscar su propia verdad, a través de la filosofía, la literatura, la crítica social y la historia. Su pensamiento más alineado con el marxismo se asocia a la llamada Escuela de Frankfurt, aunque no fue fijo, sino que sus convinciones fueron cambiando a lo largo del tiempo. En ellas recoge desde influencias del idealismo alemán al materialismo histórico, siempre con enfoque crítico propio que hizo que siendo alemán estuviese en contra de  Hitler y su teoria fascista. Su dialéctica también apuntó a la hipocresía de compatriotas adinerados, burgueses y financieros, que impulsaron economicamente la contrarrevolución del nuevo partido nazi.

¿Qué hacía en Portbou? ¿Y por qué murió allí?

Walter Benjamin llegó a Portbou buscando una vía de escape del nacismo. Años atrás se tuvo que trasladar desde Berlín a París, en busca de un refugio político e idelógico, pero con la caída de la capital de Francia no le quedó otra que migrar de forma encubierta. Su intención junto a un amigo era ir a Estados Unidos, para los que habían conseguido visados, pero tenían que passar por España y llegar hasta Lisboa para poder cruzar el Atlántico. Tras cruzar la frontera francesa de forma ilegal, por no tener un permiso de salida él y otros compañeros de viaje fueron interceptados por la policia española. Retenidos en Portbou, Walter Benjamin se suicidó por su temor de ser deportado a la Francia ocupada y caer en manos de la Gestapo alemana.

Una vez que se conoce la historia de Walter Benjamin y su muerte el memorial adquiere otro valor. Es una invitación a la reflexión sobre los refugiados políticos e ideológicos, la fatalidad y la lucha contra el fascismo.

Comments (0)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *