Paraje Natural de la Albera

En la parte más oriental de la frontera de Cataluña con Francia hay una zona de interés natural que forma parte de la comarca del Alt Empordà, el Paraje Natural de la Albera, que cuenta con bellos bosques, un monasterio románico, una interesante fauna y montañas con cumbres de más más de 1000 de altura y vistas a la Costa Brava. Sus montañas conocidas como la Sierra de la Albera son las últimas estribaciones de los Pirineos, y en sus 25 kilómetros de longitud separan las llanuras de el Alto Empurdán de las del Rossellón.

serra-albera-paraje-natural-girona

Zonas protegidas del Paraje Natural

El Paraje Natural de Interés Nacional de la Albera (en catalán l’Albera) está protegido en gran parte porque en esa región hay ecosistemas únicos en los que se combinan especies propias de los Pirineos, con otras que son de un ámbito Mediterráneo. Por ello el paraje natural tiene en su interior algunas zonas de mayor protección, dos reservas naturales parciales.

La cabecera del río Orlina. En el nacimiento de esta río y en sus alrededores se encuentran bosques de hayas y robles, los hayedos y robledades más orientales de la cordillera. Su area es de más de 4000 hectáreas.

Zona de protección de reptiles y amfibios. La segunda es un área situada entre el valle de Sant Quirze de Colera y la cabecera de la riera de la Valleta, y está dedicada a la protección de la tortuga mediterránea y de algunas especies de serpientes, lagartos y ranas que viven en la zona. Su area es poco más de 100o hectareas.

Además el Paraje de la Albera se suele dividir en dos partes, el sector de Requessens y el sector de San Quirze de Colera y Balmeta. El primero se corresponde a la parte más occidental y tienen las zonas más húmedas y elevadas. El segundo es la región más mediterránea, que también es la más seca, la que ha sido castigada más por los incendios y la que tiene una menor cantidad de bosques.

senderismo-rutas-sierra-lalbera

Qué hacer y ver en L’Albera

1. Senderismo.

Hay más de una decena de itinerarios de senderismo a través de estas montañas. Muchos de ellos tienen como punto de partida el pueblo de Requesens, que puede ser un lugar perfecto para alojarse. La mayoría de las rutas de sensderismo del l’Albera son cortas y asequibles, pero si quieres hacer sendas largas no tienes más que coger el GR 11 que empieza en Llançà.

Algunas de las rutas de senderismo que puedes hacer en una tarde, o dedicando el dia entero, son:

  • De Cantallops a Requesens
  • Voltants del Castell de Requesens
  • Faig de la Pedra
  • Boscos de Requesens
  • Estanys de la Jonquera.

2. Visitar el Centro de Reproducción de Tortugas de L’Albera.

Es la mejor forma de ver y conocer las tortugas de la zona, además de ayudar a conservar la tortuga mediterránea, una especie en peligro de extinción. Su labor es facilitar la reproducción de individuos en cautiverio que han sido donados por particulares, de forma que sus crías son liberadas en su habitat natural. El clima afecta al metabilismo de las tortugas por lo que un dia soleado es el mejor momento para hacer la visita.

3. Visitar el Bosque de La Massana.

Cruzando la frontera se puede llegar a la vertiente norte de L’Albera, en la que hay un precioso bosque protegido como reserva natural. El bosque de La Massana  está formado mayoritariamente por hayas (Fagus sylvatica) y robles pubescentes (Quercus humilis), y como lleva más de 150 años sin ser explotado tiene ejemplares centenarios que son dignos de ser vistos. También destaca por la gran variedad de escarabajos y otros insectos que habitan el bosque.

castillo-requessens-albeda-girona

4. Conocer el patrimonio històrico de la zona

Además de la riqueza de ecosistemas naturaels el Paraje de la Albera también tiene restos del paso del hombre por sus tierras, gran parte de ellos pertencientes a la Edad Media. Dentro del ámbito del Paraje, el monumento más notable es el antiguo monasterio benedictí de Santo Quirze de Colera, documentado desde el siglo X, del cual resta la magnífica iglesia basilical y vestigios del claustro, dependencias monásticas y fortificaciones. Pero hay otros edificios románicos de la Alta Edad Media dentro del paraje o en los pueblos cercanos que también merecen una visita.
1. Monasterio de Sant Quirze de Colera.
2. Antigua parroquia de Santa Maria de Colera.
3. Ermita de Santa Llúcia (siglos XII-XIII), antes parroquia de Santo Miquel de Solans).
4. Iglesia de Santo Julià de los Torcidos (siglos XII-XIII).
5. El templo preromanico, Sant Pere del Plan del arca (siglo X), en la Jonquera.
6. Parroquia de Santo Martí de Baussitges (siglo X), preromànica, en Espolla.
7. Parroquia de Santo Genís de Esprac (siglos XII-XIII), románica, en Espolla.
8. Ermita de Santo Quirc, en Rabós d’Empordà.
9. Parroquia tardoromànica de Santo Julià (siglos XIII-XIV) en Rabós d’Empordà.
Otros edificios histórico dentro de la zona protegida y que merece ser visitado es el castillo de Requessens, que puedes ver arriba en la fotografía.
sierra-montanas-albeda-girona-bosques

Flora del Paraje de la Albera

El sector Requesens-Baussitges es una zona llena de bosques variados, en los que encontramos gran cantidad de especies de árboles, entre las que destacan: los alcornoques, las encinas, los cataños, los robles, las hayas y algunas especies de coníferas. Tampoco faltan especies que demandan agua en abundancia como los fresnos o sauces, aunque al depender de los cursos de agua su presencia es menor. Además en las zonas de cumbres también hay prados y zonas rocosas. Por lo tanto toda la flora está relacionada con los ecosistemas del bosque y los prados alpinos, encontrando plantas que viven con poca luz o de ciclo anual.

El sector de San Quirc tiene ecosistemas mediterráneos con alcornoques como árbol principal y zonas amplias dominadas por los matorrales. Algunas regiones castigadas por los incendios aún estan en fases tempranas de reforestación y en ellas domina una vegetación baja.

tortuga-mediterranea-arbeda-girona-emporda

Fauna del Paraje de la Albera.

Existe una fauna rica, que incluye más del 50% de las especies de vertebrados que se pueden encontrar en Cataluña, sin tener en cuenta los peces marinos, que obviamente no pueden estar representados en un ecosistema terrestro. Hay numerosas serpientes, ranas y lagartos, 44 especies de mamíferos, más de 200 especies de aves, peces de agua dulce como la trucha común o los barbos de montaña.

Las especies más representativas de la región son.

  • Tortuga mediterránea. Aquí estan las últimas poblaciones salvajes de esta especie en España.
  • Tortuga de río. Menos conocida que la anterior, pero también importante. Es una especie muy escurridiza y dificil de ver en la naturaleza, pues se sumerge y se esconde.
  • Vaca de la Albera. Éndemica de la zona y en un estado semisalvaje. Sólo estan aquí y quedan unos 400 ejemplares, por lo que es una raza que puede considerarse en peligro de extinción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *