Playa Grande de Palamós

Palamós tiene un paseo marítimo que recorre la bahía junto a la playa más grande de la localidad, llamada Platja Gran de Palamós, parte de la cual forma parte también del pueblo de Calonge. Se caracteriza por ser un espacio muy turístico, lleno de servicios relacionados con la gastronomía, el ocio y el entretenimiento. También hay algunos alojamientos cercano e incluso hoteles con vistas al mar, por lo que es una buena opción para aquellos que buscan unas vacaciones en la Costa Brava tranquilas por el día, animadas por la noche y con todos los servicios a mano.

Servicios de la Playa Grande de Palamós

Si vas a bañarte a la Platja Gran en los meses de verano tienes a mano duchas y lavabos, la protección de los socorristas que estan atentos para responder ante cualquier emergencia y algunos servicios de confort como el alquiler de hamacas. Es una playa enfocada al turismo urbano, normalmente familiar, aunque también dirigido a gente joven. Su longitud es de más de medio kilometro de largo y tiene 60 metros de profundidad, por lo que se suelen montar unas cuantas hileras de sombrillas en agosto.

Qué ver y qué hacer en verano

Aparte de bañarte y tomar el sol, actividades típicas de cualquier playa de la Costa Brava, grande o pequeña. Al menos durante los meses de verano y en la parte final de la primavera, que es cuando la gente suele viajar a Palamós, ¿Qué atractivos tiene la Playa Grande de Palamós?

1. Alquilar un patinete.
Una forma divertida de hacer algo entretenido es alquilar uno de los barcos a pedales conocidos como patines o patinetes. Puedes usarlos para alejarte con tu pareja de la abarrotada orilla y darte un baño con tranquilidad, para que tus hijos disfruten de algo diferente o para divertirte con un grupo de amigos.

2. Turismo en el núcleo histórico.
Palamós era una localidad de pescadores, por ello pegado a la playa tienes los barrios históricos que te invitan a pasear, a hacerte alguna foto con los cañones que usaban para defenderse de los piratas, visitar la Iglesia de Santa María o la Torre Valentina.

3. Comer pescado fresco.
En el Paseo Marítimo de Palamós hay varios restaruantes y bares. Algunos de ellos especializados en pescado, que traen cada mañana de la lonja. De todas formas hay que tener buen ojo ya que a la sombra del turismo también hay negocios de menor calidad.

4. Un crucero por el Mediterráneo.
No lo vas a hacer con el patinete, ni con un yate particular, sino con alguna de los buques de tamaño mediano que de vez en cuando se acerca a la bahía de Palamós y se detiene en su puerto. A pesar de ser una población pequeña, Palamós es el segundo destino de Cataluña dentro de las rutas de cruceros por el mediterráneo, sólo por detrás de Barcelona, líder indiscutible.

5. Visitar el Museo de la Pesca.
Junto al puerto de Palamós puedes visitar la exposición que te explicará el pasado y presente de la actividad pesquera de la población, principal motor económico del pueblo antes de la llegada del turismo a la Costa Brava.

Alojamientos en la Playa Grande de Palamós

Hotel Trias.

Apartamentos Sadurní.

Apartamentos Llevant i Ponent

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *