Las bellas calas y playas de la Costa Brava fueron atrayeron hace miles de añoa a los primeros colonos griegos que llegaron a estas tierras del norte de la península Ibérica, y siguen siendo un fuerte reclamo para miles de viajeros cada verano. En su día fueron agradables puertos naturales, ahora son excelentes lugares para disfrutar del Mar Mediterráneo en familia, broncearse con los rayos del sol y descansar. La belleza de la costa de Girona, unidos a unos excelentes servicios hoteleros hacen que la Costa Brava se haya convertido en un destino internacional para turistas de toda Europa.

 

AIGUA XELIDA
Se trata de una de las famosas calas de la Costa Brava a la que tan sólo se puede acceder a pie; debido a esto la convierten en una de las playas más secretas, queridas y buscadas por los que siempre han oído hablar de ella pero todavía no la conocen. Para que os hagáis una idea, es difícil su acceso debido a que se encuentra entre acantilados y bosques salvajes que harán que nos sintamos como en una playa virgen del caribe.  Si lo que buscas es una cala, que en verano no esté “abarrotada” de turistas, esta es tu playa de Palafrugell es ideal para tus próximas vacaciones de verano.

BEGUR Y SUS CALAS
El pueblo de Begur de la Costa Brava parece que está diseñado para que disfrutemos de sus playas y calas como en ningún otro sitio. Os decimos esto, porque dispone de varias calas que están conectadas entre sí por largos caminos de madera entre las rocas, los bosques y las arenas de sus playas.
Sus calas más conocidas, serían: Sa Riera, Aiuguablava y Aiguafreda. Se trata de calas de escasa profundidad, ideales para disfrutar en familia y más sobretodo si vamos acompañados de niños.

CALELLA DE LA COSTA
La ciudad de Calella seguramente sea una de las calas más conocidas en Centroeuropa de la Costa Barcelona-Maresme, debido a que durante los años 60 hasta los 90 fue uno de los grandes destinos turísticos de nuestra Europa central.
Hoy en día, su población y ayuntamiento siguen volcados sobre el turismo europeo y prueba de ello, es el acondicionamiento que sus playas y pueblo han adquirido para hacer que durante el día se pueda disfrutar de diversos chiringuitos en sus playas y por las noches disfrutar de un agradable paseo y compras veraniegas por su calle principal, la calle Església.

PORT-BO
Esta, ya se trata de una playa urbana perteneciente al pueblo de Calella de Palafrugell. Sin duda es nuestra recomendación estrella si queremos volver al pasado y disfrutar de unas vistas y un pueblo que ha sabido conservar su belleza de antaño; al cuidar sus casitas bajas pertenecientes a los marineros que trabajaban en el puerto.
Seguramente ya hayáis visto imágenes de este pueblo, ya que son muchas las fotos que circulan por la red en las que se pueden apreciar sus pequeñas lanchas de colores sobre las pacíficas aguas de su puerto, en consonancia con las casas bajas y también de colores que dan al pueblo un aire de paz y relax muy necesario para algunos en sus vacaciones y desconexión del trabajo del resto del año.

LLAFRANC
En Llafranc podemos visitar una playa rocosa que se resiste a ser descubierta por los turistas o gente que no sea de la zona. Pero lo que de verdad nos llama la atención de la Playa de Llafranc no es ni sus aguas cristalinas, ni su carencia de arena al ser casi toda rocosa; sino que nos llama la atención su faro. Un faro antiguo, hoy en día reconvertido en restaurante y desde el que podremos disfrutar de una agradable comida o cena en compañía de nuestros seres queridos al mismo tiempo que observamos la inmensidad del mar.
Digna de retrato es la puesta de sol que podemos observar desde el pueblo de Llafranc.

CADAQUÉS
Sin duda este pueblo siempre será conocido por su vinculación con el artista Dalí y sus largas y llamativas calles blancas. Se trata de uno de los pueblos más conocidos por los turistas de verano de la Costa Brava, que junto a Sitges se están convirtiendo en uno de los ejes principales del turismo alternativo a Barcelona en verano.

PLATJA D’ARA