Plaza de Les Voltes de Peratallada

Uno de los rincones mágicos de Peratallada es la Plaza de Les Voltes, que podría ser traducido como Plaza de los Arcos, Bovedas o Vueltas, según el grado de literalidad que se use. Se trata de una plaza especial dentro del tres motivos, el primero y principal el arquitectónico, el segundo que es un lugar tranquilo y abierto, y el tercero que se come bien.

La arquitectura de Plaza de Les Voltes

Tanto su nombre como su importancia arquitectonica dentro de Peratallada tiene que ver con loa antiguos arcos medievales que tiene. Se trata de una arquitectura poco sofisticada pero de gran valor ya que es una estructura de la Edad Media cuya rehabilitación ha sido la justa y necesaria. En el pasado su planta rectangular tenía dos costados porticados con grandes arcos de piedra, aunque hoy en día sólo se conserva uno de ellos.

Belleza y calma en la Plaça de Les Voltes

El conjunto del casco historico de Peratallada es muy tranquilo, pero poder disfrutar de esa calma en una zona más abierta como la Plaza de las Bovedas es menos habitual. Las callejuelas y casas empedradas de este pueblo con encanto no dejan demasiados espacios abiertos como este. Ni siquiera los turistas que aparecen por la localidad durante la temporada alta son demasiados, con lo que se mantiene un ambiente muy agradable.

Comer en la Plaza de Les Voltes

En esta zona, bien dentro de la misma plaza, o en las calles próximas, encontrarás los mejores restaurantes del pueblo de Peratallades.

Les coques del Psss, sirven comida mediterránea y su especialidad son las cocas. Una opción interesante es coger su menú degustación.

Bonay es el restaurante de toda la vida de la plaza. Abrió en 1936 y cuenta con clientela habitual del pueblo y los alrededores, además de todo los turistas que con buen ojo se quedan a comer en Les Voltes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *